martes, 26 de febrero de 2013

Pocket : Ver Tema - Legalidad andamios tradicionales “amarillos” (alturas< 2 m.)

Legalidad andamios tradicionales “amarillos” (alturas< 2 m.)


Ver Tema - Legalidad andamios tradicionales "amarillos" (alturas< 2 m.)

He consultado en el buscador sobre la legalidad de estos andamios en las obras, pero en la mayoría de los temas se trataba su uso en trabajos en altura, siendo la respuesta más frecuente, y a la que me sumo, de que su uso no es legal para alturas mayores de 2 m. por incumplimiento del RD 2177/2004 y del Convenio de la Construcción.
Mi pregunta, por tanto, está dirigida sólo a su uso para alturas menores de 2 m. (un solo nivel). En principio, podría parecer que, bajo esta condición, su uso en las obras podría ser legal si está correctamente montado pues, además, es un medio auxiliar más seguro que un andamio de borriquetas de caballetes, que sí está permitido. Pero hay algunos aspectos y comentarios que me hacen dudar de su LEGALIDAD en obra (no pregunto por su conveniencia, que es otro tema):
1) Por un lado, es frecuente que sean considerados como borriquetas
Sobre esto, claro está que no nos referimos a las borriquetas sobre caballetes que, por otra parte, sí tienen exigencias descritas en el Convenio y, aunque no obligatorias, también en la NTP 202. Sin embargo, tal vez podrían ser considerados como "borriquetas verticales" al cumplir con la definición dada en dicha NTP. Según este supuesto, su uso como borriqueta vertical (siempre hablando para alturas < 2 m.) podría ser legal.
2) ¿Son realmente andamios?
El problema está en que estos medios auxiliares sí fueron andamios y disponían de instrucciones de uso del fabricante. Instrucciones de las que no dispongo ni he encontrado en ninguna obra. Supongo que, de existir las mismas y el "andamio" estuviese montado según ellas, su uso podría ser legal. Pero, si el "andamio" no cuenta con instrucciones (lo habitual) ¿podría utilizarse en una obra sin ellas, sólo porque su configuración es sencilla y deducible?
Por contra, teniendo en cuenta que, por su constitución, no cumplen las indicaciones requeridas por las normativas citadas, lo lógico es que ya no pudiesen llamarse andamios (ni aunque sus propias instrucciones, de existir, así lo llamasen), lo que resulta contradictorio. Por lo que, al no existir ninguna norma que regule estos medios auxiliares, solo cabría hablar de ellos en términos de borriquetas verticales.
El problema de su uso legal aumenta cuando observamos que sus plataformas están apoyadas en sus escalas laterales, por lo que el piso del mismo no puede estar cuajado por completo (al no ocupar dichas escalas el ancho del andamio), quedando una zona "al aire" que supongo que no estará permitido ni para las borriquetas verticales.
No he querido entrar en la conveniencia de su uso pues ofrece ventajas (sobre las borriquetas de caballetes) pero también inconvenientes: los trabajadores (incluso para alturas de 1 m.) siguen subiendo por la escala desde el exterior, quitan las crucetas de arriostramiento que les estorban, montan casquillos con ruedas (que no forman parte del "andamio") para que puedan ser utilizados como torres de trabajo móviles, no se encuentran los husillos de nivelación, etc.). Mi duda está encaminada a su uso estrictamente legal.
Por último está el tema de si pueden ser usados sin estar contemplados en el Plan de Seguridad. Como andamio no pueden por no cumplir con la normativa que los regula (luego no podríamos llamarlos andamios) y como borriqueta vertical podría entenderse que sí (de considerarlo como tal, sin olvidar la duda que he indicado sobre la imposibilidad de cuajar de plataformas su superficie de trabajo en alturas menores de 2 m.).
Pero, caso de no disponer de sus instrucciones, que haberlas las hubo,.. ¿Podrían utilizarse en una obra, aunque sólo sea para una altura de 1 m. y con una configuración "aparentemente" correcta, sin ellas?
Agradecería vuestras opiniones sobre este tema.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...